↑ Volver a Calidad Profesional

Resultado final de la fotografía

La imagen resultante en una toma fotográfica nada más salir de la cámara es PLANA.

Es el fotógrafo el que ajustará los parámetros adecuados en un programa especial de edición fotográfica para transmitir a esa imagen la sensación que crea más conveniente;  más fría,  más cálida,  nitidez, tonalidad, saturación, claridad,  vibrancia, etc…

Una característica muy a tener en cuenta a la hora de ajustar estos parámetros es el ajuste de blancos para conseguir un equilibrio en las zonas oscuras y en las zonas claras de la imagen que se ha tomado. Si la toma se realiza en el interior es muy probable que la información al otro lado de una ventana esté quemada (blanca) y lo mismo ocurre al contrario dejando una zona demasiado oscura si se realiza la toma desde el exterior.

Para conseguir un equilibrio realista el fotógrafo tendrá que sacar la fotografía a exposiciones diferentes para luego solapar las que le convengan con un programa de edición especial y así obtener toda la información de manera equilibrada.

En el siguiente ejemplo se puede apreciar el desequilibrio de las altas luces que hay detrás de la ventana. También apreciará la corrección del trípode en el suelo y un agujero en el techo donde había un proyector que ya no está.

 

Haga click sobre el icono activo para apreciar un antes y un después:

 

Ejemplo ilustrativo Panorámica 360